Martes, 27 de Junio de 2017 - 16:08
También estamos en Facebook.

30/03/2013 - 15:46
leído 4768 veces.

Qu polticas sociales queremos en el Uruguay?

por: Jorge Barzana

Hace unas semanas un sector del partido de gobierno, ms concretamente el "Frente Lber Seregni" hizo pblico un documento en el que expresaba su posicin sobre diferentes aspectos del acontecer nacional resumidos en quince puntos.

Uno de esos puntos hablaba de la forma en que se deben orientar y gestionar las polticas sociales dirigidas a los sectores ms carenciados de la sociedad. En ese sentido, el documento apuntaba que: "Los planes sociales jugaron un papel importante en los momentos de la emergencia social y deben aplicarse exclusivamente en los sectores ms vulnerables para permitirnos reducir y eliminar la profunda brecha social y cultural que todava existe. Nunca deben ser un factor de debilitamiento del trabajo como la fuente de progreso, de dignidad, de igualdad de oportunidades. Debe ser muy clara la diferencia entre los que trabajan y viven de su trabajo y los que reciben beneficios sociales. La izquierda privilegia y debe privilegiar a los trabajadores".

Dicha manifestacin incluye, para cualquier lector ms o menos atento, una crtica directa a la forma en que se estn gestionando y orientando las polticas y programas sociales dirigidos a los sectores en situacin de pobreza e indigencia en nuestro pas. No es casual que el Ministro de Desarrollo Social, Daniel Olesker, haya salido inmediatamente a responder estas declaraciones reivindicando que el accionar de su ministerio no afectaba el desarrollo de las oportunidades de trabajo en nuestro pas.

Sin embargo, las crticas formuladas por los representantes del Frente Lber Seregni son totalmente ajustadas a la realidad de los hechos y, por otra parte, configuran una contradiccin con la prdica tradicional de la izquierda poltica en nuestro pas y en el mundo.

Para poner un ejemplo, una de las crticas ms fuertes que en los aos 60 se formulaban desde la oposicin al gobierno de Pacheco con respecto a sus polticas sociales consista en el cuestionamiento a su carcter asistencialista. La frase clsica era que "se daba pescado en vez de ensear a pescar". Se acusaba de clientelismo poltico a la poltica de entrega de chapas, bloques o porland a las familias carenciadas como una forma de buscar la contrapartida del voto de esos sectores.

De hecho, el pachequismo obtena en aquellas pocas un apoyo electoral importante en los sectores sociales ms pobres como resultado, en parte, de su poltica asistencialista.

Pues bien, en el diseo y, sobre todo, en la ejecucin y seguimiento de las polticas sociales del Frente Amplio se pueden observar tendencias que no se inscriben en el paradigma promocional propio de polticas sociales transformadoras.

La clave de las polticas sociales promocionales es su potencialidad para generar procesos de recuperacin de la capacidad de autovalidez por parte de las familias subsidiadas o asistidas. Para ello el indicador fundamental es que los apoyos o subsidios estn diseados de forma tal que exijan a quienes los reciben contrapartidas orientadas a generar conductas de recuperacin o desarrollo de sus propias capacidades para valerse por si mismos, es decir de promover la obtencin de empleos y de vivir de sus propio esfuerzo.

Es evidente que es mucho ms fcil formular esta idea que concretarla en planes sociales concretos. Pero, a los efectos de ilustrar de lo que estamos hablando, vale el ejemplo del programa de asignaciones familiares, por el que tenemos un particular apego y valoracin.
El programa de asignaciones familiares est diseado para que aquellas familias en situacin de pobreza o indigencia reciban un apoyo pecuniario por cada hijo menor que tienen a su cargo. A cambio de ello, la normativa vigente establece la obligacin a cargo de los beneficiarios de que los menores asistan al sistema educativo. Se trata de una contraprestacin mnima, obvia y sumamente valiosa.

Resulta ms inaceptable y cuestionable la ausencia de la exigencia de la contrapartida por parte del gobierno, cuando tenemos tasas de desercin escolar y liceal tan elevadas. Resulta inadmisible la pasividad del gobierno cuando solo uno de cada tres jvenes termina la educacin media, cifra que es motivo de vergenza para nuestro pas, ya que estamos por debajo del dcimo lugar en el continente latinoamericano.

Pero lo ms grave de todo esto, es que la incapacidad de generar polticas sociales de contenido promocional se produce en un perodo de particular bonanza econmica, en el que los recursos aplicados a las polticas sociales se han multiplicado de manera significativa.
La sensacin de que se est perdiendo una importante oportunidad de consolidar niveles de vida sociales ms dignos es cada vez ms fuerte.


Cantidad de comentarios: 7

31/03/2013 - 11:59

Pascual:

Como bien dice el artculo lo que hace el gobierno es comprar votos, las polticas sociales son otra cosa... Viv 5 aos en Holanda, all si que hay polticas sociales, por ejemplo que poltica social hay en Uruguay para mayores de 45 aos que se quedaron desocupados?... ninguna.


01/04/2013 - 20:38

Mauricio Curbelo:

Mientras haya plata en este pas producto del precio de los commodities, de la guita que entra de la Argentina y ademas el comercio exterior nos siga favoreciendo, los planes sociales sin contrapartida sern la carta de crdito o la credencial de votos del FA.


03/04/2013 - 10:05

Marcelo Bruno:

El estado uruguayo gasta millones y millones de dlares en inutilidades de todo tipo y color, que en ningn caso llegan a las bocas de los nios ms necesitados. Mucha ignorancia, mucha manija, mucha falta de humanidad, mucha tolerancia al despilfarro que beneficia a gente como uno.


04/04/2013 - 09:58

Fernando:

Lo nico que espero es que Uruguay no termine como Argentina en este tema. Vivo en Bs As desde hace 23 aos, aca los planes sociales los maneja el peronismo a sus anchas y todo queda en la poltica, a los pobres les llega un porcentaje. Eso explica la fortuna personal de tantos dirigentes polticos, sindicales y barriales.


07/04/2013 - 23:47

El Quique:

Lean algn estudio de pases que aplicaron este tipo de programas en el pasado... En muchos casos si estas ayudas se vuelven crnicas la mayora de los benficiarios termina rechazando ofertas laborales. Las ayudas deben ser por un perodo de tiempo de otra forma estn desestimulando la salida de esa poblacin al mercado formal de trabajo.


13/04/2013 - 13:00

Rafa:

Todo esto es para sacar votos, no le busquemos la quinta pata al gato, las personas que reciben los plantes siguen siendo tan pobres como siempre. Estoy de acuerdo con El Quique estas ayudas deben ser coordinadas con planes de capacitacin.


22/04/2013 - 12:16

Roberto Martnez:

Los planes sociales tienen una sola palabra que los define : CLIENTELISMO, como puede ser que una pareja de "planeros " sumando las ddivas ganen ms que un jubilado?. Un montn de gente laburando y pagando impuestos para que otro montn de gente viva cobrando subsidios sin laburar.



UN ERROR: llene todos los campos y verificar o renovar código de seguridad.
  • Nombre:
  • Dejar comentario:
  •  
  • Código de seguridad:
  •  










Sitio desarrollado por Daniel Viñoles desde abril de 2004.
visitante N° 22435