Viernes, 28 de Abril de 2017 - 09:05
También estamos en Facebook.

18/12/2012 - 08:26
leído 2932 veces.

La infantilizacin de la pobreza

por: Mario Ferreira

En octubre de este ao la UNICEF present una nueva edicin de su "Observatorio sobre los derechos de la infancia y adolescencia".
El anlisis de la informacin que contiene comprueba de manera contundente que la deuda de nuestro pas para con los nios sigue impaga y hoy es ms injustificable que antes dado el perodo de "bonanza" que estamos viviendo.
La evolucin de los nacimientos y la estructura demogrfica de nuestro pas indican que el proceso de envejecimiento es cada vez ms acentuado y vertiginoso.
Los nacimientos por ao se han reducido fuertemente, pasando en los ltimos quince aos de alrededor de 59.000 a tan solo 47.400 en 2010.
El porcentaje de los menores de 15 aos en el total de la poblacin se redujo de 1985 a 2011 del 26.7% al 21.8%, mientras que los mayores de 65 aos crecieron en el mismo perodo del 11.2% al 14.1%.

De modo que cada vez los nios y adolescentes de nuestro pas son proporcionalmente menos en el conjunto de la sociedad.
Sin embargo, a pesar de ello, no ha habido una respuesta desde las polticas pblicas que permita mejorar sustancialmente la situacin de nuestra infancia.

El Uruguay presenta una de las peores proporciones en la relacin entre el peso de la pobreza entre los nios y los de mayor edad a nivel internacional, los nios menores de 5 aos son seis veces ms pobres que los mayores de 65 aos.
De modo que por cada persona mayor de 65 aos de edad que est en situacin de pobreza existen ms de 6 nios menores de 5 aos en la misma situacin.

Lo ms grave es que esta relacin es exactamente igual a la que exista hace 10 aos, antes de la crisis de 2002 y tras casi 8 aos de crecimiento continuo de nuestra economa, la situacin es la misma.
De modo que las decisiones de polticas tomadas durante los ltimos aos no han atenuado en nada esta grave desigualdad intergeneracional.

Como se ha dicho muchas veces, Uruguay viva un grave proceso de infantilizacin de la pobreza, que como los nios no estn organizados, no votan ni tienen voz propia y siempre quedan rezagados en las decisiones pblicas.
Tampoco los padres jvenes con hijos chicos poseen la misma capacidad de presin que tienen y ejercen las personas de mayor edad en nuestro pas.

Sin embargo, parece increble que nuestro pas no pueda mejorar sustancialmente esta inequidad cuando el nmero de nios y adolescentes es cada vez menos proporcionalmente al conjunto de la poblacin.
Habra que preguntarse que hubiera pasado si en nuestro pas se registraran las tasas de crecimiento poblacional propias de otros pases de Amrica Latina.

Para confirmar esta injusticia, los menores de cinco aos en situacin de pobreza son ms de una cuarta parte (27.3%), mientras que los pobres en el conjunto de la sociedad uruguaya son la mitad (13.7%) y entre los mayores de 65 aos son apenas el 4.4%.

Sin embargo, a pesar de esta realidad que rompe los ojos en materia de injusticia, las decisiones que permitiran mejorar estas situaciones han quedado relegadas en la toma de decisiones del gobierno.
Por ejemplo, este ao la normativa propuesta para extender las licencias por maternidad y paternidad qued postergada frente a los reclamos de sectores corporativos que tienen mayor capacidad de presin.
El establecimiento de un robusto sistema de cuidados sigue siendo una aspiracin incumplida.

Si a esta circunstancia se agrega el estrepitoso fracaso del cambio de la educacin, cuyos principales destinatarios son nuestros nios y adolescentes, el panorama se completa de manera totalmente adversa y demuestra la enorme dificultad para dar respuesta a la problemtica de la infancia.

El gobierno no ha dado las respuestas necesarias... ha quedado preso y atado a los reclamos de los sectores corporativos.
Por otra parte se corre el riesgo de que el ciclo de prosperidad termine sin que se hayan tomado las decisiones imprescindibles para revertir la injusticia que existe hoy en nuestro pas.

Hace muy bien la UNICEF en generar este llamado de atencin sobre las deudas pendientes que nuestro pas se empecina en seguir postergando.
Mientras tanto nuestros nios y adolescentes viven en un pas que podra darles un mejor trato y, sin embargo, se lo niega reiteradamente.


Cantidad de comentarios: 4

19/12/2012 - 10:25

Tania:

El gobierno frenteamplista no deja de dar cifras positivas, pero stas no se reflejan en la sociedad, la cual una parte simplemente "sobrevive".


21/12/2012 - 17:22

Roberto Nuez:

No creo que tenga que ver que los nios voten o no... los mayores si vota y tambin son muy maltratados por el poder establecido. En Uruguay claramente es el sistema el que est fallando.


27/12/2012 - 20:26

Evaristo:

Las mujeres pobres son prcticamente las nicas que tienen hijos, que quieren?... lo que pasa en Uruguay que hay una multiplicacin crnica de la pobreza.


07/01/2013 - 17:11

Luis Borja:

Las cifras son contundentes, la pobreza infantil no ha bajado en los ltimos aos. Que mal administrado que est nuestro querido Uruguay.



UN ERROR: llene todos los campos y verificar o renovar código de seguridad.
  • Nombre:
  • Dejar comentario:
  •  
  • Código de seguridad:
  •  










Sitio desarrollado por Daniel Viñoles desde abril de 2004.
visitante N° 15040