Domingo, 26 de Marzo de 2017 - 16:02
También estamos en Facebook.

18/11/2012 - 15:39
leído 2799 veces.

Polticas sociales vs gasto pblico

por: Jorge Barzana

El pas cada vez gasta ms en polticas sociales y las contraprestaciones siguen pendientes. El actual gobierno defiende sus polticas sociales sealando que sin ellas los niveles de pobreza e indigencia seran mayores y defiende un importante gasto pblico sealando que un recorte de los mismos tendra un impacto negativo en la realidad econmica y social del Uruguay.
En primer lugar es necesario sealar que compartimos la idea general de que el mero crecimiento econmico no asegura la justicia o la equidad social.
Es cierto, como afirma el gobierno, que la poltica debe tomar decisiones especficas para que los recursos que genera una sociedad en contexto de crecimiento econmico se refleje en transferencias dirigidas a los ms dbiles para obtener resultados sociales de equidad y justicia social.
Sin embargo, identificar la defensa del gasto pblico con la defensa del gasto social es sostener una afirmacin engaosa. En primer lugar, porque el gasto pblico no es equivalente al gasto pblico social; se puede reducir significativamente el gasto pblico sin afectar los niveles de gasto social. En segundo lugar, porque no todo el gasto social es eficaz y eficiente, por lo que sera necesario evaluar con rigor tcnico e independencia los resultados e impactos de los mltiples y numerosos programas sociales que se han instalado en nuestro pas. Seguramente, no todos cumplen una funcin significativa en el alivio o reduccin de la pobreza.

Por tanto, es posible reducir o ajustar el gasto pblico sin arriesgar los resultados sociales. Sostener lo contrario es construir una coartada engaosa para no ingresar en un debate difcil donde las corporaciones vinculadas al Estado juegan un papel de bloqueo muy significativo.

A su vez, nadie puede discutir que las transferencias pecuniarias hacia los hogares de menores recursos repercuten en las cifras de pobreza e indigencia. Es una obviedad, en la medida que la pobreza y la indigencia se miden en funcin de los niveles de ingresos de los hogares; si se transfieren ingresos a los hogares pobres e indigentes se produce un impacto sobre las cifras estadsticas de estos fenmenos.

Sin embargo, la pregunta pertinente es si con el nivel de recursos destinados a las polticas sociales, los niveles de reduccin de la pobreza e indigencia son aceptables o satisfactorios. A modo de ejemplo corresponde sealar lo que ocurre con la educacin, la entidad del gasto dirigida a la educacin ha aumentado de manera impresionante, sin embargo la calidad de la educacin y sus resultados siguen siendo muy malos.

Basta mirar la entidad del crecimiento econmico de estos aos y comparar el ritmo de reduccin de la pobreza para preguntarse seriamente sobre la eficacia del esfuerzo realizado en materia de disposicin de recursos.

Pero lo ms relevante y crtico, refiere al diseo de las polticas sociales. En nuestro pas y el mundo desde hace dcadas se ha discutido sobre los dos grandes enfoques de las polticas sociales, entre asistencialismo y promocin social. Los planteos tradicionales de la izquierda cuestionaron siempre a los enfoques asistencialistas porque no tenan proyeccin de futuro en la medida que slo se orientaban a resolver la necesidad concreta sin propiciar un proceso de recuperacin social que permitiera a los beneficiarios recuperar el sentido de su dignidad ganndose la vida con su propio esfuerzo.

Sin embargo, paradjicamente, en los hechos, las polticas sociales de este gobierno (y el anterior) han sido, hasta ahora, totalmente asistencialistas en la medida que no han incluido ni exigido contrapartidas que permitan ayudar a que los beneficiarios salgan adelante por su propio esfuerzo. Incluso existen contrapartidas establecidas en la normativa vigente que no se exigen ni se cumplen.

Hace unos das el Presidente hizo referencia a ellas, ms por instinto que por conocimiento del tema. Porque no se trata de establecer exigencias intiles como que los beneficiarios "dediquen unas horitas a barrer la vereda", sino exigencias que efectivamente impacten en la creacin de oportunidades de salida de la situacin de dependencia del Estado.

Exigir que los menores asistan y permanezcan en el sistema educativo, capacitacin laboral para los adultos, exigir que los beneficiarios no rechacen oportunidades de empleo, equilibrar la obtencin de trabajo con una correlativa reduccin del subsidio y no su inmediata eliminacin, etc.

Sin embargo, el gobierno se aferra a lanzar al vuelo uno y otro programa que se van sucediendo con escaso resultado efectivo. Obviamente esta estrategia solo es compatible en contextos de extrema abundancia, donde el gasto se expande sin lmite; pero en contextos de estrechez financiera esto se llama, lisa y llanamente, derroche de recursos.


Cantidad de comentarios: 3

19/11/2012 - 19:38

Miriam:

De acuerdo en general con el artculo, sobre todo con lo de exigirle algo a quien cobre un plan social.


25/11/2012 - 10:19

Elemental Watson:

En la esquina de la casa de mis padres duermen dos flacos de unos 20 aos todo el dia... y de noche salen a rastrillar. A veces estan todo el dia pidiendo plata en la puerta de un super, con 20 aos pidiendo guita... y sin problemas de salud a la vista. Despues un cuidacoches... la verdad, un malandra que tambin duerme en la calle y usa de bao un garage de los edificios de en frente de pesado. Por ultimo una piba que se tira en la puerta del Abitab con un bebe todo sucio... Todo esto en dos cuadras, la verdad lamentable.... pregunto donde estn las tan mentadas polticas sociales?


05/12/2012 - 16:18

Mauricio:

Yo vivo por la curva de maroas, cerquita de la unin. Es increble la cantidad de gurisas con pibes. La mayoria de las nenitas que hace unos aos veas jugando en la vereda ya andas con un pibe aupa o con terrible panza. Hoy en da tenes que preguntarles cuantos hijos tienen y recin despus preguntarles como se llaman. A este tren no va haber poltica social que aguante.



UN ERROR: llene todos los campos y verificar o renovar código de seguridad.
  • Nombre:
  • Dejar comentario:
  •  
  • Código de seguridad:
  •  










Sitio desarrollado por Daniel Viñoles desde abril de 2004.
visitante N° 3093