Jueves, 27 de Abril de 2017 - 00:08
También estamos en Facebook.

08/12/2011 - 10:45
leído 1806 veces.

Inseguridad o paranoia?

por: Carlos Nogueira

La marcha que tuvo lugar el jueves pasado fue desencadenada por el accidente ocurrido en una casa del barrio Carrasco, donde un padre confundi a su hija de 24 aos con un ladrn y le quit la vida de un solo tiro.
La convocatoria se haba realizado previamente a este insuceso, motivada por diversos episodios de violencia que protagonizaron involuntariamente vecinos de la zona, pero gan adeptos tras la muerte de la muchacha, ocurrida hace poco ms de una semana. En el sitio de Facebook: Marcha por + seguridad se concentraron reflexiones, discusiones, y expresiones de todo tipo en materia de inseguridad. Incluso luego de concretada la movilizacin, que comenz en el cruce de las calles Bolivia y Boston, pasando por Basilea, Blanes Viale y Gabriel Otero, hasta llegar a Arocena y Schroeder, la gente sigui volcando sus opiniones. Marcharon unas 3.000 mil personas, con gran presencia de jvenes.
Al analizar si el homicidio ocurrido en Carrasco fue una demostracin de paranoia de una sola persona, una familia o una clase social, se podra decir enfticamente que no se trata de algo particular sino que existe "una cultura del miedo, una cultura paranoica" en la sociedad uruguaya. Un ejemplo que evidencia una gran paradoja: "Ya no slo quieren ms policas los transportistas, los comerciantes, los docentes, sino que tambin piden los guardias de seguridad privados".
Esa paranoia y el miedo latente derivan en que los uruguayos tengan un nivel de armas per cpita "absolutamente demencial y tremendo".
"En Uruguay hay 580 mil armas registradas y se calcula que por cada arma legal hay una ilegal, estamos hablando de ms de un milln de armas en una sociedad de poco ms de tres millones de habitantes. Un arma cada tres uruguayos. Es un nivel que demuestra que el de Carrasco no fue un caso particular de una persona, hace parte de una cultura".
Lo que ocurri en Carrasco y lo que est sucediendo a nivel de toda la sociedad responde a tres factores diferentes. En primer lugar a que "la opinin pblica percibe como inminente ser vctima de un delito violento"; en segundo trmino el hecho de que los uruguayos piensan que "la Polica no hace nada y la Justicia no sirve", y por ltimo, el impulso que ejercen los medios de comunicacin, que hacen que "se hable, se socialice, se interacte con los otros basados en relatos de inseguridad".
En este sentido, basta ver los resultados de la "Encuesta de opinin pblica sobre niveles de victimizacin, percepciones de inseguridad y grados de confianza institucional en el Uruguay" del Ministerio del Interior, que arroj que 7% de los encuestados, que no fueron vctimas de ningn delito, consideran que es "muy probable" que lo sean; 37% que es "probable"; mientras que otro 37% sostuvo que era "poco probable". Slo 10% indic que es improbable y 9% respondi "no sabe, no contesta". Las percepciones de probabilidad son ms elevadas cuando los que responden ya fueron vctimas de al menos un delito.
Por otra parte la idea de inseguridad es un mecanismo de socializacin, pues es un tema que genera dilogos en distintos mbitos de la vida cotidiana de las personas, como ser peluqueras, mnibus, supermercados. Y no slo se habla con conocidos o extraos de lo que pas, tambin de lo que poda haber sucedido.
El rol de los medios de comunicacin juega un papel destacado en el incentivo de conversaciones entre los ciudadanos.
A travs de los distintos soportes se construye una mirada muy particular del fenmeno: construyen una vctima y un victimario muy particular. Ambos pierden la categora de sujetos y pasan a ser nombrados mediante adjetivos; as el victimario se transforma en "el violento", "el rapiero" o "el incorregible".
Antes de realizar una marcha para elevar los niveles de seguridad creo que es ms conveniente hacer "un acto de sinceramiento", en el cual decir: "Ac hay un problema de toda la sociedad y hay un problema de adultos. Y no es solamente de los sectores ms desfavorecidos".
Las sociedades que tienen xito, o niveles manejables de seguridad, tienen cubiertos dos planos fundamentales: la prevencin y represin del delito; y el trabajo a nivel de las percepciones sociales persistentes.


Cantidad de comentarios: 6

08/12/2011 - 18:38

Marina:

Vivo entre Capurro y La Teja y aca el centro comunal tiene mas vehiculos que la seccional de polica, sin palabras.


10/12/2011 - 20:11

Mario Pignanelli:

Si bien la situacin est complicada, nada que ver con lo que ocurre en otros pases de amrica latina, creo que los uruguayos estamos algo paranoicos y los noticieros, fundamentalmente el del 4 estn haciendo su parte.


13/12/2011 - 16:59

Hctor:

No creo que estemos paranoicos, estan ocurriendo cosas fuleras, comprendo que es una situacin mundial, pero nuestro pas siempre fue un pas tranquilo y est bien que los uruguayos luchemos por recuperar esa tranquilidad perdida.


23/12/2011 - 10:49

Deborah:

No comparto para nada lo que dice el sr. Pignarelli, de que nos sirve compararnos con otros pases en seguridad publica?. La comparacin lgica es con nosotros mismos, el problema que el gobierno no quiere esa comparacin porque sabe que pierde porque cada vez estamos peor.


26/12/2011 - 16:46

Ruben:

Que la culpa de algo como la inseguridad pblica la tenga un canal de televisin es slo salir a repetir ,por razones poltico-partidario , lo que dijo un incompetente ministro y no olvidarse que slo somos apenas 3 millones , "otros pases" pasan alegremente los 50 millones , obvio , la inseguridad aumente con la poblacin , si sto pasara en un gobierno rosado...


29/12/2011 - 10:04

Juan pueblo:

En el Uruguay hace falta una actitud mucho mas energica para afrontar el tema de la seguridad, que se dejen de joder con los fantasmas de la dictadura, nadie va a comparar la represion de una dictadura con acciones energicas para combatir la inseguridad.



UN ERROR: llene todos los campos y verificar o renovar código de seguridad.
  • Nombre:
  • Dejar comentario:
  •  
  • Código de seguridad:
  •  










Sitio desarrollado por Daniel Viñoles desde abril de 2004.
visitante N° 14667