Jueves, 14 de Diciembre de 2017 - 06:49
También estamos en Facebook.

22/04/2010 - 11:46
leído 2109 veces.

En guerra contra la pasta base?

por: Marcelo Ugarte

Durante la campaa electoral provoc una violenta sacudida cuando anunci que a los adictos a la pasta base los sometera a una internacin compulsiva de ser necesario.
En su discurso como nuevo Presidente de la Repblica hizo firmes referencias al tema y ahora Jos Mujica, con polmicas pero fuertes declaraciones ("hay que sacarlos del medio ambiente, tenerlos un poco aislados y que se cansen. Se les puede dar instruccin militar"), ha instalado definitivamente la cuestin en la agenda poltica del pas.
No hay dudas de que a Mujica le preocupa y mucho el consumo de la pasta base, que por las caractersticas de la droga tiene su epicentro en las zonas pobres, cuando no marginales de la poblacin, donde el concepto de familia est deteriorado, no existen centros educativos o de salud y apenas llega la mano de Dios.
La pasta base empez a aparecer en las crnicas policiales de Uruguay con la crisis del 2002, pero su propagacin ha sido tremenda en el transcurso de los aos y muy poca la atencin que le brind la administracin Vzquez o algunos de sus organismos especializados.
Es conocida como el crack del subdesarrollo o la cocana de los pobres por su bajo costo.
Se obtiene a travs de las hojas de coca, que son sometidas a un proceso de maceracin y mezcla con solventes tales como el keroseno, parafina, ter o cido sulfrico.
Para consumirla se le agrega muchas veces tabaco o marihuana, es calentada y fumada simplemente como un cigarrillo o por inhaladores como pipas o latas.
Sus efectos se producen a los 30 segundos de consumirla, con una duracin de "euforia" que oscila entre 5 y 8 minutos.
Le sigue una etapa que en el consumidor se siente angustiado y deprimido, y para evadirse debe seguir fumando. Entra en plena desesperacin y no hay barrera -ni familia, ni vecinos, ni nada- que se le interponga para lograr los recursos que le aseguren una nueva dosis que lo arranque de ese estado. El adicto se vuelve un delincuente extremadamente peligroso.
Es ese impacto brutal en sus casas y el destrozo fsico y psquico que produce en los consumidores que dieron lugar a la creacin de las Madres de la Plaza, un grupo que padece la situacin de sus hijos y busca organizarse para dar batalla a los distribuidores de la droga y buscar los caminos para que los menores logren dejar el vicio y reinsertarse en la sociedad. Pero poco eco han encontrado, hasta ahora, en su lucha.
La Junta Nacional de Drogas (JND), el Portal Amarillo y otros centros pblicos uruguayos, ponen como condicin para asistir a la recuperacin de los adictos, que demuestren que realmente tienen voluntad de salir de las drogas. Pero "eso con la pasta base es insostenible" declar una de las Madres de la Plaza, al tiempo que Roco Villalba, la vocera de las Madres afirmaba que "la Junta es un holograma; nadie sabe para que est". Y tienen razn, si fuera tan fcil la internacin voluntaria del adicto, el problema de la pasta base no existira.
La realidad dice exactamente lo contrario y en base a ella, es que a nivel legislativo se han presentado cuatro proyectos de ley: del diputado frenteamplista Vctor Semproni (inspirado en el pensamiento de Mujica y calificado como "burrada" por Milton Romani, el presidente de la JND), y de los nacionalistas Luis Alberto Lacalle Pou por un lado, Gonzalo Novales, Pablo Iturralde y Rodrigo Goi por otro y, finalmente de la ex diputada Sandra Etcheverry. Ninguno de ellos va en la lnea de lo manejado hasta ahora por el titular de la Junta Nacional de Drogas, sino que se inscriben ms bien en la sustitucin por va legal de la voluntad del adicto. Tal vez, porque como dijo en su momento el mismo Mujica, "Si la familia no se hace responsable y el adicto no decide internarse, qu hacemos? Nos cruzamos de brazos y perdemos contra una droga?".

No hay dudas de que hay consenso poltico para abordar el tema, trabajarlo con seriedad y dar una rpida solucin. Las ltimas cifras oficiales son de 2006 y dicen que los consumidores de pasta base eran 26.700. En 2001 el nmero oscilaba en los 8.000. Se triplic.
Y en el 2010 la realidad puede ser desesperante.

Est en juego la salud y la vida de un grupo de jvenes, y mucha de la inseguridad de nuestra sociedad.
Es un tema muy complejo y empezar a recorrerlo es positivo; pero esperar a que se acerquen caminando, es una autntica "burrada".


Cantidad de comentarios: 4

23/04/2010 - 22:05

Teresa:

Tremendo flagelo, conozco casos muy lamentables. Ojala Mujica pueda combatir esta basura.


30/04/2010 - 09:10

MARIA CLAUDIA:

HAY UNA ASOCIACION QUE SE LLAMA "MADRES DE LA PLAZA", ES UN GRUPO DONDE SE JUNTAN LAS MADRES DE LOS ADICTOS A LA PASTA BASE, POR SI ALGUNA MADRE NO LO SABE. UNA AMIGA ESTA INVOLUCRADA Y ESTAN HACIENDO MUCHO.


20/05/2010 - 18:14

Fogata:

Jodidos tipos. Los que se la dan con la pasta base.


28/05/2010 - 12:04

Goonie:

Puta mierda la pasta base, arruina familias. Muerte a los que venden esta basura.



UN ERROR: llene todos los campos y verificar o renovar código de seguridad.
  • Nombre:
  • Dejar comentario:
  •  
  • Código de seguridad:
  •  










Sitio desarrollado por Daniel Viñoles desde abril de 2004.
visitante N° 3569