Viernes, 28 de Abril de 2017 - 09:09
También estamos en Facebook.

15/12/2009 - 08:14
leído 1698 veces.

De guerrillero a presidente.

por: G. Pereira

El 16 de marzo de 1985, dos das despus de haber sido liberados tras ms de 12 aos de duro cautiverio, los lderes del Movimiento de Liberacin Nacional-Tupamaros pelo al rape y rostros curtidos por los ridos calabozos y los hmedos aljibes cuartelarios por donde haban desfilado en condicin de rehenes de la dictadura (1973-1985) recibieron una invitacin para hablar en un acto del movimiento 26 de Marzo en el club Platense. El grupo de "viejos", como se conoca a los lderes tupamaros que sobrevivieron primero a la guerra, luego a la tortura y por ltimo a la crcel, designaron para pronunciar aquel discurso, en un momento histrico tan delicado, a Jos Mujica. Casualidad?
Mujica se plant aquel da ante un pblico bsicamente juvenil y, delante de un cartel que deca "somos un pueblo que camina hacia la liberacin nacional", improvis un largo y variopinto discurso, con un estilo no muy diferente del que se le conocera luego, cuando se transform en el fenmeno poltico y comunicacional que ayer fue destacado por los periodistas extranjeros que intentaban desentraar pobre de ellos! cmo fue posible que en un pas donde la democracia, la paz y la mediana son religin, haya podido ganar un hombre que asumi la ms radical y violenta de la posiciones polticas.
Si aquellos jvenes del club Platense esperaban un llamado a la revolucin, o una convocatoria a incendiar la pradera, se fueron frustrados, y no sera la ltima vez que Mujica arremetera contra el status de los suyos.
"Solo una actitud democrtica permitir una maduracin poltica masiva de esa inmensa potencialidad. Hay que ser democrticos, tremendamente democrticos. Es la hora de tener claro que ante el dilema centralismo o democracia, hay que inclinarse por ms democracia", les dijo Mujica a los militantes que lo miraban con tanta extraeza como admiracin.
Desde aquella tarde en el club Platense, Mujica comenz a tejer una trama poltica que mostrara los grados de pragmatismo a los que estaba dispuesto y as, abrazndose con culebras y tragndose sapos, construy el Movimiento de Participacin Popular (MPP), una fenomenal herramienta poltico electoral de la que l es el corazn y el alma.
Cultivando como delicadas flores, y rumiando con paciencia de preso los mecanismos que ofrece la democracia liberal, Mujica conquist as lo que por la va de las armas no pudo. Ningn experto en marketing lo habra hecho mejor.
Fue, segn la ocasin, poltico de aparato, abuelo cascarrabias, sabio consejero que ms sabe por viejo; y muchas, muchas veces, fue el agresivo, el de la mala palabra, el de los deslices polticos. Pero nada le hizo mella. Por momentos pareci que todo le estaba permitido a este dirigente que se salteaba las eses como los formalismos polticos emparentados con viejas y caducas formas de hacer poltica, a la que los votantes hace tiempo le estn dando la espalda.
Para los del campo fue el hombre con tierra entre las uas; para los pobres, el poltico que se vesta y hablaba como ellos, el poltico que no pareca tal; para los medios de comunicacin, fue la figura del rating asegurado. Por eso, y por otras razones, las cmaras se enamoraron hasta de sus exabruptos.
Aunque hizo todo lo posible para no ser empujado a esta paradoja de la vida, es decir, muy a su pesar, Mujica alcanz la cumbre, no con los ltimos suspiros cada vez se lo ve ms dinmico pero s con la respiracin de quien sabe que la biologa le apura el paso.
Ahora, en sus manos de chacarero descansa la continuidad del proyecto de la izquierda, el cetro de mximo lder poltico, y las esperanzas de quienes creen que un Uruguay diferente sigue siendo posible.
Su triunfo es una mezcla de perseverancia e inteligencia poltica sazonadas con grandes dosis de desenfado, pragmatismo y seduccin. Su triunfo tambin es una seal de los amplios grados de tolerancia poltica que siguen existiendo en Uruguay, un pas donde la democracia puede premiar a quien tuvo tantos roces con ella, y donde un hombre puede llegar a la cumbre despus de haber estado, literalmente, en el fondo del pozo.


Cantidad de comentarios: 5

15/12/2009 - 12:26

Gonzalo Klein:

Buen artculo, que grande el PEPE!!!


19/12/2009 - 12:07

Gabriela:

No tengo dudas que el pepe va a ser el mejor presidente de la historia del Uruguay.


02/01/2010 - 13:37

angela:

vamos pepe!!


15/01/2010 - 16:57

Ruvi:

Hola, escribo desde Argentina, felicitaciones a los hermanos uruguayos por el triunfo de Mujica.


12/02/2010 - 23:36

sandra :

me gustaria mucho que se areglaran las cosas en uruguay y asi poder volver ya que sige siendo el pais mas caro para vivir que pena que tengamos que emigrar porque nuesto pais no nos ofrese nada estable ojala que almenos se aregle algo por los que aun viven alla



UN ERROR: llene todos los campos y verificar o renovar código de seguridad.
  • Nombre:
  • Dejar comentario:
  •  
  • Código de seguridad:
  •  










Sitio desarrollado por Daniel Viñoles desde abril de 2004.
visitante N° 15061