Viernes, 28 de Abril de 2017 - 09:06
También estamos en Facebook.

16/12/2007 - 00:32
leído 1482 veces.

La dispora uruguaya.

por: Ele Erre

Se divulgaron hace unas semanas datos de una encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadstica sobre un fenmeno que viene castigando a la sociedad uruguaya desde hace cuarenta aos, la dispora.

El estudio abarca desde 1963 hasta 2005 y brinda un panorama preocupante por cuanto confirma estimaciones que se venan manejando desde hace ya unos cuantos aos, segn las cuales los uruguayos que residen en el extranjero rondan el medio milln de personas, concretamente se habla de 478 mil uruguayos, nacidos en el pas, que residen actualmente en otras tierras, pero el total de ciudadanos naturales que emigraron entre 1963 y 2004 se sita en 600 mil.

Esta realidad explica en parte el bajsimo crecimiento demogrfico que se verifica desde mediados del siglo pasado, sobre todo si tenemos en cuenta que esos uruguayos emigrados suelen formar familia en su patria de adopcin y tienen hijos que sern ciudadanos de otro pas.

El Uruguay, con un territorio apto para cobijar varias veces su poblacin actual, pas de ser una tierra de promisin a la que acudan inmigrantes de todas partes del mundo, a convertirse en un pas que expulsa a sus habitantes.

La fecha de 1963 no es caprichosa pues precisamente por esos aos es que se detuvo la corriente inmigratoria que haba tenido un pico importante de europeos que huan del fascismo, del la guerra y de la penuria econmica de la posguerra.

Curiosamente, el Uruguay no padeci guerra alguna ni cataclismos que hubieran significado una traba al crecimiento econmico, ni hambrunas ni nada por el estilo. Sencillamente, a mediados de los cincuenta del siglo veinte hizo crisis el modelo de desarrollo que hasta entonces haba permitido el crecimiento sostenido de la economa.

El neobatllismo no fue capaz de conjurar la crisis, y los efectos de esta empezaron a hacerse sentir bajo el primer gobierno blanco del siglo, un gobierno dicho sea de paso- que era resultado de la voluntad de cambio de los ciudadanos.

A partir de entonces, el descalabro de la economa y de las finanzas, producto de un modelo agotado y de respuestas equivocadas, trajo aparejada la cada de los salarios y los primeros sntomas de desempleo y de fractura social.

Tambin en esa poca comienzo de los sesenta- la protesta social fue intensificndose en la medida en que los asalariados perciban claramente la disminucin de su poder de compra adems del cierre de fuentes de trabajo.

Vale la pena recordar que las acciones de grupos insurgentes no surgieron de la nada ni por capricho, fueron una manifestacin ms del descontento social.

Por otra parte, no hay que olvidar que all comenz la escalada represiva desde el poder como una forma de acallar la protesta.
Ante esta situacin, muchos uruguayos debieron optar por abandonar el pas, fue entonces que empez la sangra poblacional, una sangra tanto ms sublevante por cuanto no se debe a una guerra o a otros factores, sino a omisiones, errores e imprevisin de los gobiernos de entonces, tanto neobatllistas como nacionalistas.

Lo trgico es que desde entonces, los sucesivos gobernantes no fueron capaces de revertir la tendencia emigratoria.

Con ineptitud y frivolidad siguieron administrando la crisis sin ideas, sin iniciativas, empeados en aplicar el modelo nefasto propugnado por el pensamiento nico del neoliberalismo.


Cantidad de comentarios: 5

18/12/2007 - 12:00

Hugo:

Decimelo a mi.


22/12/2007 - 03:23

alejandro:

que de cientifico tiene esto? ahora la verdad verdadera del sentido comun muchisimo


25/12/2007 - 16:51

Felipe:

Creo que es una pequea cronica de lo que ha sufrido nuestro pueblo por causa de los errores de nuestros dirigentes en los ultimos 50 aos.


27/12/2007 - 13:52

ernesto:

El articlo esta escrito con esactitud,yo vivo en Canarias pero voy para ah cada dos aos, estuve ahora en octubre y lo veo mucho mejor y con ganas.Creo que uruguay si sigue as volovera a lo que era


01/01/2008 - 16:24

Mauro.:

Vivo en Catalunya, pais al que agradecemos habernos recibido y mimado ampliamente, pero por supuesto hechamos de menos nuestro pas. Ojal tenga razn el amigo de Ernesto de Canarias, y que sea antes que mi hija sea grande y ya no quiera volver, y haya perdido lo poco de castellano que le queda.



UN ERROR: llene todos los campos y verificar o renovar código de seguridad.
  • Nombre:
  • Dejar comentario:
  •  
  • Código de seguridad:
  •  










Sitio desarrollado por Daniel Viñoles desde abril de 2004.
visitante N° 15044